Know-How

A la pista…

... ¡y a disfrutar!

Los primeros copos de nieve han cubierto nuestro prado con un manto blanco fino, suben las ganas de celebrar Nochebuena y los preparativos para la época fría del año ya están en marcha. Algunos de vosotros seguro que se pasan todo el verano esperando solamente una pista de esquí acabada de preparar, rayos de sol esquiando en nieve virgen y los primeros impulsos con el nuevo esquí. ¡Nosotros estamos igual! 😊

Pero ¿cómo nos podemos preparar específicamente para las vacaciones de invierno, los días de entreno en la nieve y la próxima excursión sobre esquís? He aquí algunos consejos importantes para vosotros:

#1

Musculación, coordinación y equilibrio para prevenir

La prevención es muy importante para mantener el riesgo de lesiones a un nivel mínimo. Para ello no hace falta ir al gimnasio: también los ejercicios en casa son eficaces y sólo te ocuparán una parte pequeña de tu tiempo libre. Para la musculación hay que prestar atención a calentar correctamente. Los músculos calentados son más fuertes que los fríos, por lo que permiten un entrenamiento más eficaz. Asimismo, un calentamiento adecuado previene lesiones de músculos y tendones. Lo mejor es calentar con una sesión corta de cardio o realizar ejercicios sin emplear mucha fuerza. A continuación, le sigue el entrenamiento de musculación y resistencia. La reina de la musculación es la sentadilla. Este ejercicio emplea un gran número de músculos, pudiéndose complementar con pesas en función del esfuerzo a realizar. ¿O qué tal con cambios de orientación? El trasero y las piernas te lo agradecerán. 😉 Consejo: tensa la musculatura abdominal para alcanzar el efecto del entrenamiento más deprisa. 😉 La semiesfera te ayudará a entrenar la coordinación y el equilibrio.

¿Qué no puede faltar en un entreno para el esquí? Naturalmente la posición de descenso en cuclillas. Fortalece la musculatura del muslo y estabiliza el tronco. Encontrarás muchos más ejercicios y su correcta ejecución en diferentes páginas online de deporte; ¡ya puedes ponerte a entrenar!

#2
Sesiones de resistencia para disfrutar más del esquí

Obviamente, en el entrenamiento es importante una cosa: la resistencia básica. Para aprovechar al máximo tu jornada de esquí, es bueno entrenar primero la resistencia. ¿Qué tal una excursión de marcha nórdica con tu amiga o una vuelta en BTT con tu mejor amigo? ¿O prefieres desconectar después del trabajo y te vas a correr un rato? También sirve. Para entrenar tu resistencia básica deberías mantenerte en la zona baja pero intensa.

#3

Alimentación adecuada

Muchos olvidan que el cuerpo necesita más líquidos con temperaturas exteriores bajas. Por ello hace falta beber mucho. Así apetece irse al bar apres-ski, ¿verdad? 😉 En nuestra entrada del blog encontrarás más consejos sobre cómo beber correctamente durante el deporte.

Pero primero es igual de importante un buen desayuno. Los productos integrales y muesli con fruta aportan mucha energía al cuerpo y sacian el apetito durante un tiempo prolongado. ¿Y entre horas? ¿Qué tal unas barritas energéticas RINGANA SPORT? Aquí encontrarás la receta: http://ringana-sport-blog.com/medium-article/sportlich-unterwegs-copy-copy-copy/ 

#4

Regeneración

¿Has terminado una jornada dura de esquí y deseas hacer algo bueno por tu cuerpo? ¡Métete en la bañera o el jacuzzi y disfruta! Así se relajarán los músculos y te prepararás para la siguiente jornada de esquí. 😊

Atención a la sauna: deshidrata mucho el cuerpo. Lo mejor es escuchar a tu propio cuerpo y pensar si no sería mejor un baño caliente 😉

Nuestro RINGANA PACK energy proporciona proteínas veganas después del esfuerzo físico, permitiendo una regeneración rápida. RINGANA SPORT go refresca, calienta y relaja: ideal para después de una jornada dura de esquí y contra tensiones.

#5

Fundamental: el equipamiento. Causar impresión en la pista y naturalmente en el apres-ski 😉

Lo más importante es el equipamiento. “No hay mal tiempo, sólo mal equipamiento.” 😉 ¿Lo llevas todo? ¿No te has dejado el bálsamo protector solar RINGANA? Porque el sol también luce en las montañas y es igual de agresivo. Por ello es importante ponerse crema en la cara antes de esquiar para evitar quemaduras. Así haremos algo bueno por la piel.

Pero antes de irse de vacaciones de esquí es todavía más importante controlar las fijaciones. Cualquier tienda deportiva te lo hará y así evitarás problemas desagradables en la pista. La longitud del esquí y los palos deberá estar adaptada a la estatura y el nivel de cada u no. Tampoco te olvides de comprobar las botas. Las ampollas en los pies pueden aguarte las ganas de esquiar.

El bálsamo para pies RINGANA proporciona una piel sensiblemente más lisa y suave. Ideal para después. Una ropa de esquí transpirante que repele el agua puede tener estilo. Basta ir de compras con tiempo suficiente para llamar la atención en cualquier pista.

 

¿Te sientes ahora preparado o ya te has ido confeccionando una lista de deberes?
Te deseamos un invierno agradable y sin accidentes. ¡Mucha suerte! 😉

Arriba